Pueblos y naciones

Amenazas de muerte de Obama: de vacío a grave

Amenazas de muerte de Obama: de vacío a grave

El siguiente artículo sobre las amenazas de muerte de Obama es un extracto de La caza del presidente de Mel Ayton: amenazas, complots e intentos de asesinato: de FDR a Obama.


A Obama se le asignó un detalle del Servicio Secreto equivalente a un equipo presidencial completo el 3 de mayo de 2007, un año y medio antes de las elecciones presidenciales de 2008. Fue un nivel de protección sin precedentes para un candidato. Pero el Servicio Secreto creía que la protección temprana era necesaria debido a la importancia de su campaña para ser el primer presidente negro y la anticipación del Servicio de que la candidatura de Obama provocaría una reacción violenta. Contrariamente a la opinión popular de la época, Obama no pidió protección. El senador de Illinois, Dick Durbin, lo solicitó, y reconoció abiertamente que su solicitud "tenía mucho que ver con la raza". No fue por ninguna amenaza en particular.

Teniendo en cuenta la solicitud de Durbin, el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, autorizó la protección temprana de Obama con base en el consejo de un comité asesor del Congreso, el mismo comité asesor del Congreso que decidió quién era y quién no era un candidato "importante". El comité está compuesto por el Presidente de la Cámara, el líder minoritario de la Cámara, la mayoría del Senado y los líderes minoritarios, y un miembro adicional seleccionado por los otros miembros del comité.

A mediados de octubre de 2008, cuando parecía que Obama ganaría las elecciones, el Servicio Secreto notó un aumento dramático en el número de amenazas de muerte de Obama. El día después de la elección de Obama, la actividad aumentó en los sitios de odio en Internet, y varios grupos de supremacistas blancos vieron un aumento en las solicitudes de membresía.

El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, dijo al subcomité de Apropiaciones de la Cámara en 2009 que había habido una escalada de amenazas contra Obama. "Como el entorno de amenazas internacionales, nacionales e individuales del país se elevó durante este período, también lo fue el entorno de amenazas para los individuos, lugares e infraestructura protegidos del Servicio Secreto", dijo Sullivan. "Dado que estas tendencias se mantienen en niveles altos, el Servicio Secreto utilizará fondos designados ... para contratar y capacitar personal adicional para evaluar el mayor volumen de información sobre amenazas recibida relacionada con el nuevo presidente, vicepresidente y sus familias". También dijo que el La mayor parte de las amenazas eran de naturaleza racial.

Pero Sullivan dijo que el nivel de amenazas de muerte de Obama se estabilizó después del primer año en el cargo de Obama y que Obama no fue amenazado desproporcionadamente en comparación con los presidentes anteriores.

Obama trató el vitriolo con ecuanimidad. Dijo que nunca pensó en las amenazas de muerte, "porque tengo este grupo de muchachos del Servicio Secreto que me sigue a todas partes, pero también porque tengo una profunda fe religiosa y fe en las personas que me llevan todo el día". No es que Obama no haya reconocido los riesgos inherentes a ser el primer presidente negro de Estados Unidos. Pero él sabía cómo mantener todo en perspectiva. Mientras imploraba a sus partidarios en el cuadragésimo aniversario del asesinato de Martin Luther King, "Deja de preocuparte ... Creo que cualquiera que decida postularse para presidente reconoce que hay algunos riesgos involucrados al igual que hay riesgos en cualquier cosa". Obama también dijo que estaba " bastante familiarizado con la historia "de los asesinatos de Martin Luther King y Robert F. Kennedy. "Obviamente, fue un trauma nacional increíble", dijo Obama. “Pero ni Bobby Kennedy ni Martin Luther King tenían protección del Servicio Secreto.